La sociedad literaria y el pastel de piel de patata

Director: Mike Newell, 2018


En 1946, finalizada la Segunda Guerra Mundial, la joven escritora y periodista de éxito londinense Juliet Ashton está buscando inspiración para su próximo libro. La encuentra a raíz de una carta que recibe de un desconocido, Dawsey Adams, desde la isla de Guernsey, una pequeña isla situada en el Canal de la Mancha que fue ocupada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Dawsey está leyendo un libro de Charles Lamb que había pertenecido a Juliet, pues sus datos figuran anotados. Juliet inicia un intercambio epistolar con ese desconocido, que poco a poco le introduce en la Sociedad Literaria del Pastel de piel de patata, un club de lectura formado por los residentes de la isla durante la ocupación. Fascinada por el mundo excéntrico de los miembros del club, y su pasión por la literatura, Juliet decide visitar la isla para conocerla. Durante su visita, la escritora sucumbe a los encantos de la isla y de los miembros del club. A medida que la escritora conoce al grupo de amigos, se da cuenta de que ocultan un terrible secreto y que el grupo teme que ella pueda desvelarlo. La amistad entre Julie y Dawsey va creciendo, y la escritora comienza a entender lo que ocurrió durante los años de la guerra y porqué tienen miedo de que pueda desvelarlo.

La película “La sociedad literaria y el pastel de piel de patata” dirigida por Mike Newell está basada en la novela homónima y best-seller, escrita por Mary Ann Shaffer y su sobrina Annie Barrows. La novela pertenece al género epistolar: se compone exclusivamente de cartas. Un drama romántico, en el que la literatura, mejor dicho, el amor por la literatura, es uno de los temas de fondo, especialmente en tiempos difíciles, como lo fue la ocupación alemana de la isla de Guernsey durante la Segunda Guerra Mundial.

En el club de lectura, los habitantes de la isla se reúnen una vez a la semana, para comentar el libro que están leyendo o que ya se han leído. Cada miembro del club tiene estilos y preferencias diferentes y dan sus impresiones de manera franca y directa, sin complicaciones, desde el corazón. Cada uno además un autor fetiche que defiende a ultranza. De esta manera se van mencionando autores como Marco Aurelio o Séneca, Shakespeare o las hermanas Brontë. Todo un homenaje a la literatura y a los amantes de los libros, que presenta cómo la literatura ayudó a los lugareños a sobrellevar las dificultades de hambre y miseria que sufrieron durante la ocupación.