Matilda

Director: Danny DeVito, 1996


Inspirada en la obra homónima del escritor anglo-noruego Roald Dahl, uno de los grandes autores de la literatura infantil y juvenil del siglo XX, Matilda es una comedia fantástica que relata la historia de Matilda Wormwood, una niña de cinco años que posee poderes telequinésicos y una inteligencia prodigiosa. Sus padres, un vendedor de coches que coquetea con la delincuencia y una madre obsesionada con la televisión y el bingo, se desentienden de su educación, desprecian su interés por la lectura, a la vez que desdeñan sus capacidades y su carácter resuelto. Matilda aprende a leer sola y acude con frecuencia a la biblioteca para calmar su sed de conocimientos. Cansada de escuchar las burlas de su familia, toma conciencia de sus capacidades mágicas y comienza a demostrar su superioridad usando sus poderes mágicos para ayudar a personas en dificultades y también para vengarse y para castigar a las personas malvadas y crueles.

En la escuela en la que la matriculan sus padres para alejarla de ellos, soporta la injusticia de la directora Trunchbull, que castiga y aterroriza a los niños continuamente, aunque allí también encuentra el cariño en la adorable y hermosa señorita Honey, que reconoce muy pronto su inteligencia y su precocidad y quiere que pequeña promocione de curso, aunque la directora se opone con contundencia. En el colegio, los niños sufren su ira y su violencia mientras Matilda consigue desenmascararla y confundirla con sus poderes hasta que acaba huyendo del colegio, ante las risas y el regocijo de todos los niños. A partir de ese momento, la señorita Honey es elegida como nueva directora, Matilda promociona a una clase más avanzada para poder llegar más rapidamente a la Universidad.

La historia concluye con la fuga del país de los padres de la niña, pues la policía ha reunido pruebas de sus negocios delictivos. Matilda se niega a escaparse con ellos y, gracias a su dominio de los recursos de información que le proporciona la biblioteca, consigue todos los documentos necesarios para que la señorita Honey pueda adoptarla. La obra termina con ambas viviendo juntas y felices, como la familia que siempre desearon tener. Las últimas escenas nos las presentan leyendo, antes de dormir, el inicio de la novela de aventuras Moby Dick, escrita por Herman Melville.

En su estreno, la película consiguió muy buenas críticas, pero resultó un fracaso económico porque no logró permanecer en la cartelera, aunque muy pronto alcanzó popularidad y prestigio y fue reconocida como una buena adaptación cinematográfica. En Matilda aparecen los temas y el estilo característico de Dalh, entre otros la trama ágil y dinámica, llena de giros imprevistos, que se desliza entre la realidad y la fantasía, y entre la familia y el colegio, así como la violencia extravagante y cómica que agrada a los niños y desconcierta a los padres y a los profesores. Muestra con cómica ironía la dureza de algunas situaciones familiares en las que los niños crecen entre el abandono y la desatención y las arbitrariedades e injusticias que algunos de ellos experimentan durante su vida escolar. Sin caer en la ñoñería condescendiente, trata con humor la camaradería entre los compañeros de clase y con delicadeza el afecto que Matilda experimenta por su profesora. También refleja el placer que la protagonista experimenta por la lectura y la goce de descubrir el mundo a través de esta.

El autor de la novela original en la que se inspira la película, escribió obras como Boy, Relatos de lo inesperado, Volando solo, etc. Muchos de sus relatos para niños y jóvenes han sido publicados con las expresivas ilustraciones de Quentin Blake, entre estos destacan Charlie y la fábrica de chocolate, Charlie y el ascensor de cristal, James y el melocotón gigante, El gran gigante bonachón, Las brujas, El Superzorro, Danny campeón del mundo, El cocodrilo enorme, Los cretinos, La maravillosa medicina de Jorge, La jirafa, el pelícano y el mono y El vicario que hablaba del revés, entre otros. Algunos de sus libros poéticos son Poemas en verso para niños perversos, ¡Qué asco de bichos!, Puchero de rimas y Poemas y canciones.